lunes, 6 de marzo de 2017

PLANTA MARANTA, UNA PEQUEÑA PLANTA TROPICAL

No soy muy de plantas... tengo que reconocerlo.

No se me da bien cuidar de ellas. Soy un poco desastre.
Aunque si me comparo con mi madre soy la reina jjjj 😆😆😆 (A ver si lo lee).

Para esta entrada voy a hablar de la única planta interior que tengo en casa: la maranta.
No había oído hablar de ella hasta que mi marido me la regaló por el día de mi cumpleaños.

Sólo he tenido en casa orquídeas y de dos... ¡Se me murieron las dos! 
En cuestión de dos o tres meses...
Ya os he dicho que soy un desastre.

Así que, al menos, estoy contenta que esta planta ya lleva en casa ¡medio año!

La maranta es una bonita planta de interior originaria de las selvas brasileñas.

Su especie más popular se conoce como planta de la oración, 
porque por la noche se repliega como si estuviera rezando, y por la mañana se abre de nuevo.

Llama mucho la atención esta peculiaridad suya.



Se considera una planta fuerte, yo creo que por ello sigue conmigo... jjjj

Dado su origen tropical, estas plantas necesitan bastante humedad. 
Se deben regar con frecuencia, sobre todo en verano, 
aunque siempre con cuidado de que el sustrato no se encharque y esté bien drenado. 
En invierno, la recomendación es regar una vez a la semana o cada 10 días.

Yo la riego dos veces por semana en invierno (debido a la calefacción, que reseca mucho el ambiente)
pero desecho el agua sobrante para que no permanezca en el macetero en contacto con la planta.
Como macetero tengo un bote metálico (que no se oxida en el interior a pesar de estar en contacto con el agua).

Además del riego, es importante mantener húmedas las hojas de la maranta. 
Para ello, lo conveniente es rociar agua sobre su superficie todos los días en verano 
y cada dos o tres días en invierno.

El agua (tanto la que se pulveriza como la destinada al riego) debe estar tibia o templada, 
ya que el agua fría también puede perjudicar al ejemplar.

Si las hojas se muestran secas y marrones en los bordes, es una mala señal: le falta humedad. 
Por el contrario, si la parte del tallo más cercana al suelo está muy blanda, es señal de que está sufriendo un exceso de humedad.

Las temperaturas óptimas para el cuidado de esta planta se encuentran entre los 15 y 25º C.

Con relación a la luz, lo mejor para la maranta es hallarse en un sitio luminoso
pero no recibir la luz directa del sol, que blanquea las hojas.


Después de buscar información del ejemplar me he fijado que mi planta presenta las hojas secas porque no las pulverizo.
A partir de hoy mismo lo haré. A ver si mejora.
Que sino me vuelvo a quedar sin planta... 😔
Y mi pareja va a dejar de regalarme...

Es un bonito regalo para San Valentín o Día de la Madre.
¿No os parece?



Este post participa en el reto de facilisimo Decoración DIY dedicado a las Plantas de Interior.

También puedes visitar nuestro post: "Mi pequeño jardín - Mantenimiento".
Donde verás la terraza exterior de casa.

Síguenos a través de nuestra página de FacebookTwitter y Pinterest

Visita nuestra tienda online Decoraconideas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada